La consultoría informática o consultoría TI es un sector particular de la consultoría, que se ha convertido en los últimos años en una cuestión fundamental para el desarrollo de cualquier empresa debido a la rápida evolución tecnológica a la que estamos asistiendo.

De hecho, la tecnología se ha convertido en uno de los pilares para la supervivencia y el éxito de todo negocio, porque permite estar al día de los cambios repentinos de los mercados de referencia, y por tanto de las renovadas oportunidades que estos ofrecen.

Es por eso que contactar a un consultor de TI es la mejor opción que una empresa puede hacer para externalizar el trabajo y administrar mejor la infraestructura.

Pero, ¿en qué consiste exactamente la consultoría informática? Descubrámoslo juntos analizando sus principales ventajas y cómo elegir mejor una consultora informática.

 

¿Qué es la consultoría informática (consultoría de TI)?

 

En inglés también se puede definir como «Business and Technology Consulting» o «IT Consulting». Hablamos de consultoría informática, que es un tipo específico de consultoría que brinda un servicio profesional. Esta puede estar a cargo de un solo experto o de todo un equipo, según el tamaño del proyecto y el tipo de intervención. El consultor de informática, por tanto, proporciona a la empresa una serie de consejos encaminados al correcto uso de las tecnologías TIC, orientados a la consecución de los objetivos de la empresa.

Una empresa de software también funciona de manera similar al consultor de TI, pero está principalmente indicada si desea desarrollar o administrar un software (así como un CMS, o un software ERP o CRM ).

En muchos casos, especialmente en aquellas realidades empresariales aún sin una infraestructura informática real, la actividad de consultoría se concreta en el diseño, posterior implementación y gestión de todo el sistema.

Todo comienza con un análisis cuidadoso de las necesidades comerciales específicas. Solo así será posible presentar la mejor solución al cliente. En esta situación particular, para cumplir con esta tarea encontramos la figura del ingeniero de sistemas.

 

¿Quién está a cargo de la consultoría?

 

Cuando, por el contrario, el desempeño se refiere al desarrollo de software a medida de la organización, el profesional es un analista funcional, un programador, un analista programador o, eventualmente, un tester.

El consultor de TI también puede prestar su trabajo en hardware, redes, equipos o sistemas de telecomunicaciones. Esto significa que cada profesional tiene su propia área específica de actividad en la que se especializa. Probablemente, cuanto mayor sea el tamaño de la consultora, mayores serán las posibilidades de encontrar diferentes figuras especializadas en un solo sector.

Como anticipamos, la consultoría de informática en los últimos años ha jugado un papel fundamental en el desarrollo del negocio, por lo que el mercado de consultoría de TI en sí mismo está creciendo rápidamente.

Las previsiones de futuro, entre otras cosas, son decididamente optimistas, gracias al proceso de transformación digital que finalmente estamos presenciando en el entorno empresarial. De hecho, cada vez hablamos más a menudo de transformación digital, también respecto al hecho de que en Europa, España es la rezagada en este sentido.

Afortunadamente, sin embargo, la situación está mejorando con el tiempo, e incluso las pequeñas empresas están comprendiendo poco a poco la importancia de afrontar este proceso, pudiendo así contar con un socio tecnológico eficiente que pueda llevarles de la mano en este camino tan complejo, como importante.

 

¿Qué hace la consultora informática?

 

 

El término consultoría informática hace referencia a numerosas actividades, en muchos casos complementarias entre sí, y que, como se ha dicho, involucran a diferentes figuras profesionales.

Un servicio de consultoría informática válido debe ser capaz de crecer junto con sus clientes, asumiendo en consecuencia todos los problemas informáticos que van surgiendo y aportando la mejor solución para solucionarlos en cada momento. Y esto también es válido en los casos en los que el sistema de información no ha sido facilitado por la empresa consultora, situación que también es muy frecuente.

Cualquiera que sea el proyecto al que se enfrente en el entorno TI corporativo, este debe ser capaz de asegurar estándares mínimos precisos, tanto en términos de calidad como de seguridad, y esto es válido tanto para dispositivos físicos como para software.

De hecho, los servicios TI presentes en las empresas son muchos, desde el intercambio de archivos hasta el seguimiento de la navegación, pasando también por los sistemas de cortafuegos y los relacionados con la conectividad en la nube.

Por lo tanto, una consultoría informática encuentra su aplicación en numerosas áreas, que incluyen:

Redes corporativas y uso compartido de archivos

Uno de los temas delicados para una empresa se refiere sin duda a la creación de una red empresarial. Sin embargo, paradójicamente, cuando una infraestructura de este tipo ya está presente dentro de la organización, muy a menudo este elemento sigue siendo uno de los más descuidados y, en consecuencia, peor gestionado. Por el contrario, es de fundamental importancia analizar en profundidad cuáles son las necesidades de ese contexto específico, tomando en consideración todos los aspectos: número de usuarios, gestión de credenciales, servicios a compartir, sistemas de seguridad, y mucho más.

La seguridad

El área de la seguridad es probablemente la que a lo largo de los años ha atraído a la mayor cantidad de empresas hacia la consultoría TI. Hablamos de un sector lleno de temas críticos, ya que las intrusiones en las redes corporativas, los ciberataques, el malware y los virus están cada vez más a la orden del día, y sobre todo en rápida evolución. Esta situación exige cierta flexibilidad y rapidez de reacción a los cambios. Cualquier criticidad no resuelta puede conducir a la creación de fallos en el sistema, con consecuencias desastrosas para la empresa.

Redes

Dependiendo del tamaño de la organización, la distribución geográfica, pero también la cantidad de usuarios conectados, así como el tipo de dispositivos conectados, una consultoría de TI debe ser capaz de proponer soluciones específicas y diferentes.

Estos deberán adaptarse a las necesidades del contexto, con niveles crecientes de confiabilidad y, sobre todo, podrán implementarse a medida que estas necesidades cambien.

Soluciones en la nube

La difusión de un número cada vez mayor de soluciones en la nube está permitiendo a las empresas comprender la importancia de poder aligerar la infraestructura de TI interna. Esto se debe a que tal condición conduce a una disminución significativa en los costes de administración y mantenimiento.

En este caso, un consultor de TI debe ser capaz de verificar y establecer qué servicios son los que se pueden transferir a la nube. La elección en este caso está condicionada por algunos factores, como la relación coste/beneficio, seguridad, confiabilidad y mucho más.

Todos estos elementos no se pueden evaluar de forma independiente sin contar con las competencias adecuadas, y por ello requieren la intervención de una consultoría informática capaz de guiar a la empresa en la transición a los servicios en la nube.

Conectividad

Esta área también debe evaluarse cuidadosamente en función de las necesidades comerciales, por lo tanto, de acuerdo con los parámetros de la cantidad de oficinas, de usuarios, del tipo de servicios que se pueden utilizar a través de la red y mucho más.

Muy a menudo a las empresas les cuesta entender la diferencia entre los distintos servicios que puede ofrecer una red telefónica de empresa frente a una doméstica, por lo que elegir la mejor oferta del mercado es complicado de gestionar de forma independiente.

Como en otras aplicaciones, la consultoría TI también juega un papel clave en esta situación.

 

Las ventajas de la consultoría informática empresarial

 

Hemos dicho que la consultora informática es fundamental para el desarrollo de un negocio, y es que permite obtener mejores resultados desde el punto de vista de la producción y de la eficiencia empresarial.

Por ello, como veremos más adelante, es igualmente importante establecer cuáles son los requisitos que debe tener una empresa de consultoría informática. No hace falta decir que la profesionalidad del consultor de TI es muy importante para lograr el objetivo. Y por el contrario, la falta de profesionalidad puede frustrar cualquier inversión realizada.

En cualquier caso, la principal ventaja de la consultoría informática es el crecimiento que se puede obtener de este tipo de servicios, que pueden llegar a ser efectivos y sobre todo duraderos. Entrando en detalle, podemos ver que la consultoría TI te permite:

1 – Lograr una mayor seguridad de los datos corporativos. Los datos y la información ahora son invaluables para todas las empresas. Una evaluación cuidadosa y un seguimiento correcto de los datos recopilados a lo largo de los años le permite decidir qué estrategias serán las mejores para adoptar y si es necesario o no hacer correcciones en las políticas de la empresa. Gracias al inmenso valor de esta información, toda empresa debe estar equipada con un sistema informático que proporcione unos estándares de seguridad muy elevados, para evitar que cualquier hacker se apodere de ella.

2 – Lograr el crecimiento empresarial. Los mercados actuales se han vuelto cada vez más frenéticos, sujetos a cambios bruscos de dirección y, por lo tanto, extremadamente competitivos. Para comprender mejor el potencial de crecimiento que ofrece la consultoría de TI, es posible referirse al punto anterior, el del valor de los datos. Cuando una organización decide comenzar a mejorar la información relacionada con el cliente, por ejemplo, puede comprender las tendencias y anticipar desarrollos futuros. Por lo tanto, podría decidir introducir un nuevo producto en el mercado, en lugar de reposicionar uno ya presente en el catálogo, o en algunos casos extremos, cambiar directamente su imagen.

3 – Optimizar los procesos de negocio. La optimización de procesos de negocio es un capítulo bastante largo, y para entenderlo mejor, se debe aclarar el concepto de transformación digital. Hablamos de un proceso que finalmente han emprendido incluso las realidades empresariales españolas, que delega en las «máquinas» toda una serie de tareas repetitivas, paradójicamente con un alto margen de error, y por tanto poco productivas. Al confiar en los documentos en papel, los tiempos se ralentizan, al igual que las posibilidades de que ocurra un error humano. La transformación digital es un proceso que, por tanto, requiere también un cambio de mentalidad por parte de las empresas, que deben entender la importancia de los recursos humanos y ser capaces de asignarles tareas más gratificantes y productivas.

 

Cómo elegir una consultora informática en la empresa

 

Entre todos, la elección de la consultora informática en la empresa es el tema más delicado a abordar. La razón es muy sencilla: elegir mal significa anular todo esfuerzo, toda inversión, y en casos extremos comprometer la productividad de la propia empresa, llegando quizás a un bloqueo de actividades. Desafortunadamente, aquellos que no cuentan con habilidades muy altas en consultoría de TI no son realmente capaces de satisfacer las solicitudes en todas las situaciones. Precisamente por eso, antes de confiar en un servicio de consultoría informática, es recomendable evaluar los siguientes cuatro elementos:

  • Profesionalismo. Este parámetro no solo concierne al departamento de TI, porque también se debe tener en cuenta la visión de la empresa. Entre otras cosas, cuando se trata de datos confidenciales y credenciales de acceso al sistema, la confiabilidad y la confidencialidad deben ser máximas.

 

  • Competencia. Seleccionar empresas que se dedican a la consultoría TI 360 ​​°, por lo tanto, considerando la gestión de redes, o quizás la reparación de dispositivos, necesariamente deben tener un gran conjunto de habilidades. También en esta coyuntura debemos prestar mucha atención, porque está en juego el ciclo de vida de la organización.

 

  • Disponibilidad. No hace falta decir que cualquier asistencia a un sistema informático ciertamente no sigue el horario de oficina canónico. Por ello, la empresa consultora debe ser capaz de garantizar la máxima disponibilidad de intervención, en cualquier momento, en función del imprevisto.

 

  • Puntualidad. Dejando de lado que el factor puntualidad es un valor real que debe combinarse con cualquier contexto laboral, incluso en el caso de la consultoría informática es fundamental. Flexibilidad también significa estar en condiciones de cumplir con cualquier entrega, y alcanzar los objetivos marcados en el tiempo acordado con el cliente.

 

Written by uciinformatica